¿Qué son el picking y el packing?

La definición y las diferencias entre picking y packing, dos conceptos muy recurrentes en el sector del embalaje

En el proceso de embalaje, hay dos operaciones clave vinculadas con la logística y el almacenamiento. En nuestro sector, es común utilizar los conceptos ingleses picking y packing para referirnos al momento de preparar un pedido, pero ¿conocemos exactamente su definición y las diferencias que hay entre ellos? A pesar de que ambos son esenciales para mejorar y optimizar la gestión del almacén, es conveniente poner el debate sobre la mesa y aclarar las tareas que conlleva cada uno.

¿Qué es el picking?

El picking es, básicamente, la selección y recolecta de los productos del almacén. Más concretamente, y en un contexto logístico, equivale a la tarea de preparación de pedidos, es decir, a la extracción de los productos de los estantes del almacén para organizarlos y empaquetarlos, posteriormente, antes de ser enviados a su destinatario final.

Esta tarea, pues, requiere de:

  • Una planificación previa para conocer qué productos tienen que enviarse y el material que será necesario que los acompañe.
  • Un desplazamiento al lugar donde está almacenado el producto en cuestión y la vuelta al puesto de trabajo.
  • La recogida del producto, utilizando los recursos necesarios para ello y su posterior desplazamiento (transpaleta, carretilla…).
  • La comprobación y preparación del pedido para ser enviado, revisando que sus características cumplen los requisitos.

Con todo esto, además de ganar tiempo y aprovechar el esfuerzo realizado, aumenta el control sobre el almacén, lo que favorece y refuerza una mejor gestión de los envíos. Aunque se puede realizar de forma manual, cada vez más se tiende a la automatización del proceso para aumentar la eficiencia.

¿Qué es el packing?

El packing hace referencia a todo el proceso de empaquetar y embalar un producto. La preparación del conjunto necesario que lo protege para que el envío y la entrega sean en las condiciones adecuadas. Para ello es imprescindible:

  • Seleccionar el envase y optimizar el embalaje dependiendo del tamaño, el peso y el número de productos que se tienen que enviar. El conteniente – que en la mayoría de los casos se trata de una caja de cartón – y el material de relleno son dos elementos primordiales, puesto que son los encargados de asegurar un buen envío.
  • Comprobar el producto (modelo, cantidad, peso y volumen). Se trata de la verificación final y es muy importante, ya que permite detectar a tiempo si ha habido algún error previo en el picking. De ese modo, nos aseguramos que el producto está listo para ser enviado con todas las garantías.
  • Etiquetado para el envío: es el sistema de control de la expedición, basado en el uso de etiquetas. Las etiquetas se pegan en el exterior del paquete, con el número de referencia del pedido, la dirección de envío y en algunos casos, también el código de tracking. Además, también incluyen un código de barras que al escanearse aporta toda la información del paquete, de modo que permite hacer el seguimiento del proceso.

Cuando se trata de paquetes paletizados, el packing también engloba el proceso de montaje de los palets, desde la colocación de las cajas, el enfardado con flejes y/o film estirable y hasta el etiquetado. En los casos en los que se envían los palets tal como están almacenados, el proceso de packing se reduce solo al control de calidad y al etiquetado antes del envío.

¿Cómo se relacionan el picking y el packing?

Tal como hemos visto, el picking y el packing son dos procesos diferentes pero complementarios que se llevan a cabo de forma consecutiva: primero la selección del producto y la extracción del almacén (picking) y a continuación el proceso de embalaje, la verificación y el etiquetado (packing). Aunque parezcan conceptos muy fáciles de diferenciar, a veces los límites entre uno y otro no están bien definidos, ya que el flujo de productos y la simultaneidad de procesos dentro del almacén hace que estén altamente interrelacionados. Esto puede conllevar la pérdida de eficiencia en algunos puntos, por eso es importante valorar la incorporación de sistemas más eficientes a lo largo del proceso.

Optimiza todo el proceso y consigue resultados eficientes

Hay algunas puntos que son esenciales para conseguir el resultado deseado. Invertir el menor tiempo posible es importante, pero también lo es hacerlo con pocos recursos. En Controlpack disponemos de varias soluciones que pueden ser de tu ayuda. Por ejemplo, en picking, destaca la mesa para preparación de pedidos, ya que todo el material y todo el equipamiento necesario queda organizado en una misma zona, evitando así interrupciones y paradas no deseadas. Con pocos movimientos ganas más eficacia y más rentabilidad. Además, en el ámbito del packing, ofrecemos todo tipo de soluciones para la automatización de procesos de embalaje. Contacta con nosotros ante cualquier duda. Siempre a disposición.

 
Top
0
    0
    Tu cesta
    Tu cesta está vacíaVolver a la tienda
      Calcular gastos de envío
      Aplicar cupón
      ¿Hablamos?
      ¿Hablamos?
      ¿En que te podemos ayudar?
      Conectando...
      Ninguno de nuestros operadores está disponible en este momento. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde.
      Nuestros operadores están ocupados. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde
      :
      :
      :

      Los datos recopilados por este formulario son usados para ponernos en contacto contigo. Para más información, por favor, comprueba nuestra Política de privacidad
      ¡Hola! Por favor introduce tus datos para poder iniciar conversación
      :
      :

      Los datos recopilados por del formulario del chat son usados para ponernos en contacto contigo. Para más información, por favor, comprueba nuestra Política de privacidad
      Esta sesión de chat ha finalizado.